MI PARAÍSO...

MI PARAÍSO...
Es ese lugar para soñar...al atardecer, viendo las puesta de sol en las largas y cálidas tardes de verano, a la sombra de la parra, degustando lo que cada uno quiera. Relajados sobre una mullida manta extendida sobre la yerba. En las cómodas tumbonas y hamaca, a la luz de las velas, con buena música, o escuchando el silencio, o los sonidos de la naturaleza. DISFRUTANDO.

jueves, 22 de septiembre de 2011

FIESTA DE LA TRASHUMANCIA, III.




     Y como estaba  previsto, la fiesta continuó el sábado en el entorno del Lago de la Mina. Unos llegaron caminando, otros en coche y los más aventureros lo hicieron a caballo: desde el Valle un grupo y desde Torrestío el otro. Pasado el mediodía Víctor Vázquez dio comienzo con la lectura del poético pregón en el cual recordó una vez más la importancia del mantenimiento del pastoreo en la conservación del entorno. Mención especial  al primer divulgador de Somiedo: Roso de Luna.

        Tras su intervención, unas femeninas,  cariñosas, y emotivas palabras (me consta que provocaron lágrimas) precedieron a la presentación del nuevo Pastor Mayor, Jesús Álvarez, vecino mayor también de Saliencia. Nervioso, contento, agradecido…, así se mostró Jesús. El lujo nuestro Jesús por  poder tenerle allí y porque haya aceptado el ofrecimiento. El año que viene queremos verle de nuevo recitando y pasando el testigo al siguiente Pastor.

   Luego llegaron los nombramientos del zagal y sus dos pequeños ayudantes.

       El Alcalde cerró este pequeño acto y, lamentablemente aunque todos le teníamos en nuestra mente, nadie se acordó de felicitar y mostrar públicamente todo nuestro agradecimiento a Leandro, por hacer descender un año más a su rebaño, con el maravilloso espectáculo que dicho acto significa en esta fiesta. Si el descenso y el paseo bordeando el Lago llamaron la atención de todos los asistentes, el momento posterior mientras todos degustábamos la estupenda caldereta de oveja contemplando a todo el rebaño tumbado, inmóvil en la orilla del lago, rodeado por los mastines y careas, fue único. No se movía ni una sola oveja de las 1.300, ni tampoco las cabras…, tan solo se oían los chocarinos y zumbos, mientras rumiaban, acompasada y repetitivamente. Chechu, el mastín de concurso, acompañado de otros 2 hermosos perrazos, vigilaban desde el mirador…Los caballos descansando en La Cueva, a la sombra con las monturas puestas…Los jinetes en la fiesta con el resto de personal. Tras la comida llegaron los postres…, el café con toque anisado y el baile. Leandro no quiso bailar…, y aceptó mis disculpas por habernos olvidado de él.

    Al regreso parada en Saliencia donde algunos continuaron la fiesta hasta altas horas. Otros aprovecharon para visitar a un joven ganadero, atónitos al verle trabajar…, la pala mayor que el niño…

    Sí Manuel, sé que no debemos banalizar sobre un tema tan importante como la Trashumancia y los siete siglos de historia que atesora…

    Esto acaba de empezar y ya están surgiendo muchas ideas nuevas de cara a la cuarta edición. Creo que podemos decir que esta fiesta promete. Entre todos la haremos crecer, te lo aseguro. Espero seguir contando con tú inestimable colaboración. Gracias también desde aquí.

    Tenemos la obligación de mantener vivo ese mundo, del cual, Somiedo es el único lugar en Asturias en el que sobrevive esta tradición.
Gracias especialmente a Leandro, y a todo su rebaño, claro.

   

   Agradecimientos también a todos los que colaboraron, a los asistentes, y a todos los invitados. Acabamos de crear un pequeño grupo, que año a año, deseamos vaya aumentando.

CONTINUARÁ...

No hay comentarios: