MI PARAÍSO...

MI PARAÍSO...
Es ese lugar para soñar...al atardecer, viendo las puesta de sol en las largas y cálidas tardes de verano, a la sombra de la parra, degustando lo que cada uno quiera. Relajados sobre una mullida manta extendida sobre la yerba. En las cómodas tumbonas y hamaca, a la luz de las velas, con buena música, o escuchando el silencio, o los sonidos de la naturaleza. DISFRUTANDO.

martes, 18 de noviembre de 2014

TORRENTERAS

   En cuanto caen las primeras nieves, empiezan a ser visibles en los montes algunas cicatrices naturales o producidas por el hombre, como caminos, senderos y torrenteras. Es necesario que  caiga la hoja de los árboles o haya poca vegetación, para poder apreciar esos detalles.


   Las pequeñas torrenteras que se se ven  en El Mocoso, en sus caras Este y Norte (intentando alcanzar un día Gúa y Caunedo), desde la distancia, parecen pequeñas lágrimas descendiendo por hermosos pómulos para perderse poco a poco en su incipiente recorrido. A su paso impetuoso y a escasa velocidad, arrastrarán todo, erosionando la tierra, y creciendo poco a poco en esa búsqueda incesante del canal de desagüe en el que convergen las dos centrales. Las otras van a su aire..



   En todas las grandes montañas somedanas, y con todas las orientaciones, hay torrenteras. Sería interesante elaborar un catálogo con todas ellas.
   Son la prueba más clara de que la tierra está viva, y se mueve. Despacio, pero de forma constante y continuada, la tierra desciende.



No hay comentarios: