MI PARAÍSO...

MI PARAÍSO...
Es ese lugar para soñar...al atardecer, viendo las puesta de sol en las largas y cálidas tardes de verano, a la sombra de la parra, degustando lo que cada uno quiera. Relajados sobre una mullida manta extendida sobre la yerba. En las cómodas tumbonas y hamaca, a la luz de las velas, con buena música, o escuchando el silencio, o los sonidos de la naturaleza. DISFRUTANDO.

lunes, 12 de septiembre de 2011

ECOS DE AYER 2

          Hoy, como hace una semana, resuenan los ecos de ayer. Y los de anteayer. Somiedo, literal, y silenciosamente, invadido por 350 ciclistas.
          Ésta vez sin cámaras, sin coches de apoyo, sin bicis de repuesto, sin despliegue verde...Ellas y ellos, solos con sus bicicletas. Montaña arriba, hasta asomar a nuestras cumbres. A veces pedaleando, a veces caminando, con la bicicleta en alto,-así cruzarían el sendero de La Tamborra- a veces las bicicletas reposando por los suelos y ellos con las piernas destrozadas.


      

 DE SCÁNDALO, lo describieron en su blog -bttaventuraedesporto.blogspot.com- mis amigos portugueses. Si, si...hasta de fuera de España, llegaron ciclistas a Somiedo. Menos mal que el plazo de inscripción duró dos días...si lo abren, 10, 15, o más días...si hubiese sido de escándalo.
       Silenciosos, optimistas y alegres, recorrieron los 45 Km. de la etapa del sábado, entre Güergas de Babia y la Pola, pasando por La Farrapona, Camayor, El Tarambico, La Chamera, Redigobia. El Valle y El Coto.
   El domingo, y partiendo de la Pola, de nuevo pasan por el Coto, esta vez subiendo camino de Momián...Casi nada. De los 700 metros a los 1.500. Y decían que lo peor había sido el tramo de camino entre la Pola y El Coto por la cantidad de piedras que había. A alguien se le podía haber ocurrido quitarlas y tener limpio el camino... Después El Llamardal, La Peral, El Puerto, La Cueta, el Lago del Valle, Valle de Lago, El Coto por tercera vez y la Pola. 40 Km. en esta etapa, a los que mis amigos añadieron la diferencia que hay entre la casa y la Pola, ya que partieron y regresaron siempre en bici.
   Desde que llegaron aquí, solo cogieron el coche para volver a Portugal.
      No todos los momentos fueron igual de duros...






LO MEJOR, SIN COMPETIR. Solo por el placer de participar. Magnífico fín de semana deportivo.

   Teníamos además a dos grandes deportistas asturianos por esos mundos, esos mismos días:
  • Rosa Fernández, que hace nada paseaba en bicicleta por Somiedo, con su equipo Una a Una, pasa del Cabril y La Farrapona, al Manaslu, en el Himalaya...estaría entrenando por Somiedo. Otro ocho mil que añadir a su colección particular. 
  • Fernando Alonso, también aficionado a la bicicleta, un domingo más, dando lo mejor de sí. Ésta vez en Monza.
          Enhorabuena a todos los deportistas que participaron en esta marcha por Somiedo, y a quienes decidieron traerles a estas montañas en la 22 edición.
         Lástima que ésta vez no se le haya dado la difusión de la que gozaron los anteriores eventos ciclistas celebrados en Somiedo. Esa difusión nos beneficia a todos y no puede dejarse dormir ahora lo que acaba de nacer, lo que acaba de asomar a la luz. Hay que seguir avanzando en la misma dirección. De lo contrario, todo el esfuerzo realizado hasta ahora se quedaría en nada.

         Pude ver con maravilloso asombro como un cilclista al llegar sacaba totalmente doblados los papeles que envolvían las barritas energéticas que se había comido en el trayecto. Los llevaba guardados bajo sus mallas, justo por encima de las rodillas. "Todos allí guardados". Para que luego digan algunos que tiran basura a su paso o que no son respetuosos con el entorno.
           Me consta que el día 4, tras el paso de la vuelta, alguien se encargó personalmente de que 3 grupos de empleados municipales hicieran el mismo recorrido de los ciclistas, asegurándose de que todo estaba en perfecto estado.
          Y pensar que alguna mente privilegiada del Principado estuvo a punto de suspender la marcha. Hasta pocos días antes de la misma con todo organizado y las reservas hoteleras hechas, los ciclistas no supieron si podrían participar o no. Me lo dijo uno de ellos.


Ellos no contaminan, ni hacen ruído como motos y quads, que a veces vemos circulando por Somiedo.

No hay comentarios: